domingo, 31 de diciembre de 2017

La guerra de Remedios


 Texto y fotos: Yariel Valdés González

Cada 24 de diciembre, Remedios deja de ser esa aburrida ciudad decimonónica para convertirse por más de 12 horas en la capital parrandera de Cuba. Y parranda aquí, y en cada municipio que se vanaglorie de acunar estas celebraciones, significa lucha, porfía, guerra.

Cualquier campo de batalla luce insignificante ante el parque central de esta localidad de Villa Clara, escenario de los combates que libran los barrios San Salvador (sansaríes) y El Carmen (carmelitas), contendientes a muerte en fuegos artificiales, trabajos de plaza y carrozas.

 

La batalla comienza con el saludo inicial a las cuatro de la tarde y se extiende hasta las primeras luces del día de Navidad. El aire huele a pólvora y los morteros apenas empiezan a castigar los oídos. Los sansaríes acaban de inaugurar su trabajo de plaza dedicado a las fiestas de Halloween, cuando un torrente de fuegos se avalancha sobre los asistentes más temerarios y deja heridos a varios parranderos. 


Se detiene la fiesta. El audio local deja de vociferar música y prefiere hacer mutis ante el accidente. Los bomberos se personan en el área y mojan todo indicio de fuego. Hay 22 heridos, entre niños y adultos. Por casi tres horas, Remedios está de luto, pero el show debe continuar. 
 
 










































































Luego de la Misa del Gallo, despiertan los tableros de los carmelitas y el espectáculo es hipnótico. La muchedumbre vuelve a asustarse y mira el embelesada el cielo que, en medio de la madrugada, se nubla por tanta metralla. 

Faltan pocas horas para el amanecer y es el momento de las carrozas, esas magnificas construcciones de cartón y luces que recorren la avenida del parque contando una leyenda. San Salvador tituló su carroza “La joya de Bagdad”, mientras que El Carmen eligió contarnos sobre un “Amor en Venecia”. 

Ambas carrozas, barrocas de punta a cabo, se posicionan una frente a otra y cada bando agita sus estandartes, presume de su gloria, y desde ya se alistan para la próxima contienda. 

 
 

 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario